To perceive is to understand

“…Nos decidimos a tomar la montaña desde otra perspectiva e intentar llegar a la cima desde un camino quizás más arriesgado, más escarpado, que requiere más tiempo o más esfuerzo. Porque sabemos que, una vez arriba, podremos contemplar imágenes nunca vistas que incluso cambiarán nuestra perspectiva del mundo, de cómo se había visto hasta entonces.”

Esa es nuestra particular manera de encarar el camino y superar sus retos. Una manera de hacer que nace de nuestra esencia.

Manifiesto Thinknovate

Percibir es transformar el ruido del entorno en comprensión.

Para comprender hay que percibir. Y percibir implica dos estadios: uno más intelectual, que supone ir hasta el fondo, relacionar, contextualizar, interpretar, comparar, asociar, identificar…  Y otro más sensorial, que requiere de intuición, sensibilidad y una inteligencia vinculada a la experiencia. Cada nuevo proyecto es una oportunidad de comprensión a partir de la percepción de los estímulos generados por el entorno, y de darles un sentido.

Y nos movemos hacia este objetivo desde seis ángulos: el análisis, el pasado, el presente, la intuición, la inspiración y el futuro. Todos ellos, junto con nuestros valores, son la base de nuestra filosofía e identidad.

Análisis

Analizar lo que percibimos nos permite deconstruirlo y descomponerlo, para así conocer sus “genes” y las relaciones que se establecen.

El análisis es fundamental en cualquier proyecto. Nos ayuda a comprender, trazar diagnósticos y definir conclusiones en cada una de sus fases. Nuestra actitud analítica une la racionalidad, la exigencia y el rigor con una mente abierta y pensamiento crítico. Además de comprender, cuestionamos y buscamos una mirada propia, con el fin de encontrar respuestas con sólidos fundamentos.

Intuición

Más allá de los datos está el alma del proyecto, que nos cuenta su verdad.

El diagnóstico analítico es necesario para comprender y tomar decisiones, pero no es suficiente. Los seres humanos poseemos una comprensión instantánea que no se puede obviar. Y ésta no obedece al intelecto, sino a la intuición. El papel de la intuición, a pesar de ser intangible, marca la diferencia, reforzando o invalidando cualquier decisión basada en datos.

Inspiración

Alimentamos la inspiración con la observación activa, la curiosidad infinita y la imaginación.

La inspiración es un brote de luz que genera ideas brillantes, originales y genuinas. Es la fuente de la que beben creación e innovación. Y aunque suele ser espontánea, podemos tratar de inducirla. Rodearse de estímulos, personas y proyectos interesantes, de nuevas experiencias y mantener una mente abierta es materia nutritiva para la inspiración.

Pasado y Presente

Miramos al pasado para comprender el presente y avanzar hacia el futuro con optimismo.

El conocimiento del pasado es fundamental para emprender un proyecto, crear un producto o comprender una organización o una disciplina. ¿Cómo sabemos si estamos creando algo nuevo si no conocemos lo que ya existe?

Apostamos por revoluciones amables, que respetan y admiran lo que ya existe, su origen y el contexto en el que se produjo. Desde ahí, podemos cuestionar y criticar siempre con un fin constructivo.

Futuro

Aprendemos del pasado y habitamos el presente en plenitud para tomar la dirección justa hacia el futuro.

Pensar en el futuro es imaginar cosas y situaciones sin que aún hayan sido percibidas por los sentidos. Nuestra imaginación es siempre optimista y proyecta futuros significativos para nuestros clientes y proyectos.

Valores

Nos mueven la honestidad, la pasión, el compromiso con la excelencia, el fin de cultivar la felicidad y de compartirla en solidaridad con los demás.

Estos valores son los fundamentos con los que abordamos los nuevos proyectos y retos. Gracias a ellos cada oportunidad de crear e innovar se traduce en el firme propósito de construir futuros significativos para nuestros clientes.